Karime Macías: Seis horas de susto

Derivado de una orden de captura con fines de extradición, Karime Macías Tubilla, esposa del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, fue detenida en Londres, Inglaterra, pero seis horas después fue liberada tras el pago de 150 mil libras esterlinas, unos 3 millones 960 mil pesos mexicanos.

            Este pago, entendido como una fianza, le permite a Karime Macías llevar su juicio en libertad, aunque no del todo, pues no podrá salir de Londres, donde radica desde abril de 2017, cuando fue capturado en Guatemala Javier Duarte.

            A la esposa del exmandatario veracruzano se le acusa de un desvío de cien millones de pesos cuando fue titular del DIF en Veracruz, durante el gobierno de su esposo, quien gobernó el estado de 2010 hasta octubre de 2016.

            Cabe recordar que Duarte de Ochoa solicitó licencia al cargo de gobernador en octubre de 2016, después de sostener una reunión con Miguel Ángel Osorio Chong, entonces secretario de Gobernación, quien le sugirió separarse del cargo y enfrentar a la justicia.

            Cuando terminó su reunión, Duarte ya tenía los micrófonos abiertos en Televisa, en un noticiario matutino cuyo conductor fue despedido de esa empresa recientemente, en donde anunció que se dejaría el cargo y enfrentaría las acusaciones que ya pesaban en su contra: peculado, enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada, entre otros.

            Pero luego de solicitar licencia, Duarte de Ochoa dejó una estela de problemas que terminaron rebotándole a su sucesor –Flavino Ríos Alvarado –quien tuvo que navegar a contracorriente por el cúmulo de deudas que había dejado Duarte. Y no sólo eso: ya siendo gobernador interino, Ríos Alvarado le facilitó un helicóptero oficial a Javier Duarte para que se fuera del estado.

            Esto derivó en problemas legales para Flavino Ríos, quien tras dejar la gubernatura, en diciembre de 2016, fue encarcelado por su sucesor, Miguel Ángel Yunes Linares, por haber facilitado la huida de Duarte. Luego siguieron otros exfuncionarios de ese gobierno. Actualmente todos están libres, salvo Duarte, quien sigue preso en el reclusorio Norte.

            Las historias que se han documentado del saqueo en Veracruz no tienen límites, de acuerdo con las acusaciones que enderezó la extinta Procuraduría General de la República.

            El daño al erario veracruzano, de acuerdo con las estimaciones menos robustas, sostienen que ascendió a unos 80 mil millones de pesos. El presupuesto de Veracruz era, hasta 2016, de 100 mil millones de pesos. Esto quiere decir que en total durante el gobierno de Javier Duarte se desvió lo equivalente a un año de gobierno.

            Aunque él lo niega, a Javier Duarte se le decomisaron casas, ranchos, departamentos, dinero en efectivo, entre otras propiedades, todas ellas amasadas durante su gobierno.

            En algunas entrevistas recientes, Javier Duarte ha dicho que los delitos de los que se le acusa están construidos con evidencias falsas, que él no dispone de capital alguno y que su esposa, Karime Macías, vive al día en Inglaterra, pues afirma que no tiene recursos.

            Respecto de las acusaciones sobre el desvío de dinero para las campañas políticas no lo negó pero tampoco lo admitió. Simplemente dijo: “Puede ser”.

            Más tarde sostuvo que antes de entregarse a la justicia mexicana negoció con el presidente Enrique Peña Nieto. La negociación consistió en que se entregaba, pero que no se metieran con su familia. A nivel federal, el pacto se cumplió, pero en Veracruz sí fue integrada una carpeta en contra de ella.

            Después de su huida de Veracruz, Javier Duarte se refugió en un hotel de una provincia de Guatemala, territorios muy conocidos por su suegro, Tony Macías, quien es oriundo de Chiapas.

            El 17 de abril de 2017, un avión privado con ropa y dinero en efectivo despegó del aeropuerto internacional de Toluca, Estado de México, con destino a Guatemala. Los pasajeros eran los familiares de Duarte. Era evidente que la policía los interceptó y los siguió hasta el punto donde se encontraba el exmandatario.

            Los agentes, aparentemente encubiertos, llegaron al mismo hotel y se hospedaron. Se pasaban el día en la sala de juegos a la espera de que Javier Duarte apareciera. Y así lo hizo. Ahí fue detenido. Pero en realidad, como dijo él, todo estaba arreglado.

            Antes de entregarse pidió unos minutos y grabó un video, publicado meses después, en el que narró la trama de su entrega: explica que la suya es una entrega pactada y que espera que se haga justicia.

            Luego de su captura, Javier Duarte fue traído a la ciudad de México para enfrentar a la justicia mexicana. Fue internado en el reclusorio Norte de la ciudad de México. Karime Macías voló a Bogotá, Colombia, para luego trasladarse a Reino Unido, donde radica desde entonces.

            De acuerdo con los testimonios que ha rendido Tarek Abdalá, secretario de Finanzas de Javier Duarte, Karime Macías era quien realmente manejaba todo el dinero que llegaba al gobierno de Veracruz procedente de la Federación.

            Tan pronto sabían que la Secretaría de Hacienda depositaba alguna suma, ella ordenaba que todo el recurso fuera concentrado en las cuentas que ella indicaba, segúnAbdalá. Estamos hablando de miles de millones de pesos.

            Con todo ese poder económico, Macías se daba el lujo de gastar hasta cinco millones de pesos en ropa, perfumes, regalos y joyas en tiendas de Estados Unidos con sus tarjetas Américan Express negras, las que no tienen límite de crédito, según aseguran quienes las disponen.

            El gobierno de Miguel Ángel Yunes, que terminó en diciembre de 2018, integró la carpeta contra Karime Macías tras hallarle un desfalco y/o desvío por 100 millones de pesos del DIF. En realidad, la suma es irrisoria comparado con lo que ha declarado Abdalá, quien conocía como nadie los entretelones del gobierno de Veracruz en esa etapa.

            Tarek Abdalá fue implicado en los desfalcos, pero se acogió como testigo colaborador de la PGR y así pudo librar algunos cargos. Entre otras cosas dijo que respecto de los desvíos de dinero él sólo recibía órdenes superiores, principalmente de Javier Duarte y de Karime Macías. Esta última, dijo, era quien disponía de buena parte de los recursos federales.

            Al dejar el gobierno, Duarte de Ochoa dejó también una enorme deuda: se le dejó de pagar a maestros, empresarios y pensionados; quedaron inconclusas muchas obras y contratos que no se cumplieron, pero que sí se pagaron, como fue el caso de un hospital en Veracruz que tuvo que terminar la administración de Yunes Linares.

            Yunes, quien también está siendo investigado por la FGR y la Fiscalía de Veracruz, decomisó varias de las propiedades atribuidas a Javier Duarte, pero al exmandatario ahora se le acusa de no haber entregado el inventario, pues se habría quedado con buena parte de lo asegurado a su antecesor.

            Yunes Linares es investigado por peculado, fraude y a nivel federal por lavado de dinero y delincuencia organizada. Se asegura que sigue viviendo en el puerto de Veracruz, aunque hace un mes se dijo que estaba por salir al extranjero, a España o a Estados Unidos.

            Respecto del caso que enfrenta Javier Duarte, su libertad depende de que un juez se la confirme, pues la mayoría de los delitos por los que fue encarcelado ya fueron retirados por la PGR, durante el gobierno de Peña Nieto.

            Javier Duarte dijo ser un perseguido del gobierno anterior y particularmente señaló al expresidente Enrique Peña Nieto, de quien dijo que lo presionaba para que dispusiera de fondos públicos, aunque no precisó para qué eran utilizados.

            En pleno sexenio de Javier Duarte, un avión del gobierno del estado de Veracruz fue interceptado en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, con 25 millones en efectivo. Se dijo entonces que el dinero se utilizaría para pagar eventos artísticos y la Cumbre Tajín.

            Otras versiones sostuvieron que aquel monto millonario era para pagar a medios de comunicación y a reporteros. El dinero fue incautado por la PGR y después devuelto al gobierno del estado.

            El juicio de extradición que ahora enfrenta Karime Macías puede ser tan largo que, cuando sea extraditada, si es que pierde el juicio, es probable que Javier Duarte ya esté libertad.

            Todo dependerá de la velocidad con la que actúe la FGR.

Rate this item
(1 Vote)
Ricardo Ravelo

Ricardo Ravelo es periodista desde hace 32 años. Fue reportero del semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca y los temas relacionados con el crimen organizado. Es autor de diez libros en los que aborda el explosivo flagelo del narcotráfico.

Entre otros títulos, ha publicado Herencia Maldita (Grijalbo 2006); Narcomex (Debate 2012); Osiel: Vida y tragedia de un capo (Grijalbo 2009); En Manos del Narco (Ediciones B 2017); Los Zetas, La Franquicia Criminal (Ediciones B 2014); Ejecuciones de periodistas: Los Expedientes (Grijalbo 2017) y Los Incómodos I y II (Planeta 2018). Ha sido conferencista en España, Brasil, Perú y Estados Unidos.

Actualmente es director editorial del portal de noticias Contactopolítico.com y columnista del diario electrónico SinEmbargo.com.mx

Tweets al momento

Ciudad Juárez: Otra vez la Violencia https://t.co/bcGkT6W5Rj @Rravelo27
Las tres posibles líneas del caso Molina Palacios: https://t.co/WfIUVHdGo2 @Rravelo27
El crimen organizado ya escaló al Terrorismo https://t.co/6Kj1WCudtC @Rravelo27
La desgracia Nacional https://t.co/cdweyja0Bo @Rravelo27
Follow Contacto Político on Twitter