Fiscalía Veracruzana en Presuntas Manos Criminales

Ahora que Verónica Hernández, encargada del despacho de la Fiscalía General de Veracruz, compareció ante los diputados salieron a relucir los excesos –y abusos financieros –del exfiscal Jorge Winckler, así como la presunta infiltración del crimen organizado en la Fiscalía veracruzana.

La funcionaria, quien precisamente sustituyó a Wincker en el cargo en 2018 tras haber sido destituido, fue cuestionada por su línea de parentesco con Guadalupe Hervis, “La Jefa”, señalada como integrante de una célula criminal que opera en Veracruz y que es encabezada por Hernán Martínez Zavaleta.

Verónica Hernández arribó al estado de Veracruz presuntamente enviada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para que sustituyera a Winckler, el llamado “fiscal carnal”, así le dicen, por sus estrechos vínculos políticos y de negocios con el exgobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares, de quien se afirma, por cierto, que podría correr la misma suerte que el exmandatario de Puebla, Mario Marín: al parecer podría ser sujeto de una orden de aprehensión por el caso de pederastia que denunció la periodista Lydia Cacho y que involucró a varios políticos y empresarios, entre otros, a Jean Succar Kuri, quien fue acusado de abusar de menores de edad.

La encargada del despacho compareció ante los diputados veracruzanos para informar sobre la situación que priva en la fiscalía: expuso el despilfarro de recursos que generó Jorge Winckler, por ejemplo, en renta de edificios se detectó un gasto de 43 millones de pesos, pero no se justificó el uso de dichos inmuebles.

Además, también se halló un faltante de 3. 8 millones de pesos sin comprobar y que formaban parte del llamado fondo revolvente. Los gastos de combustibles –dijo –eran excesivos: se gastaban 125 mil pesos mensuales y había listas con salarios que alcanzaban hasta los 300 mil pesos, cuyos beneficiarios eran personas que aparentemente no tenían una tarea específica en la Fiscalía.

De igual forma, se disponía del personal de a Fiscalía –agentes y policías escoltas –que se le asignaban a diversas personas para brindar seguridad personal y familiar, quienes gozaban de sueltos estratosféricos.

Winckler fue fiscal General del Estado tras el arribo a la gubernatura de Miguel Ángel Yunes, pero fue impuesto por nueve años; tras el triunfo de Cuitláhuac García Jiménez en las elecciones de 2018, se desató un fuerte conflicto con el fiscal, quisieron removerlo pero no pudieron, hasta que finalmente el Congreso lo destituyó “por incompetente” y se le fincaron responsabilidades penales, por lo que el funcionario se dio a la fuga.

Actualmente, Jorge Winckler es prófugo de la justicia: se le acusa de privación ilegal de la libertad, de actos de corrupción y de brindar protección al crimen organizado. Hasta la fecha se ignora su paradero.

Pero lo curioso de toda esta historia es que a Verónica Hernández se le cuestionó sobre sus vínculos familiares con “la Jefa” –Guadalupe Hervis –miembro de la delincuencia organizada, acusada de homicidios y de tráfico de drogas en el sur de Veracruz.

La actual encargada del despacho de la fiscalía veracruzana reconoció el parentesco que tiene con Hervis, pero expuso que tiene tres décadas sin tener contacto con ella, por lo que no puede asumir responsabilidades de familiares ni de sus amigos, pues sólo responde por sus propios actos y acciones como fiscal General del estado.

Este no es el único caso en que a un funcionario se le vincula con el crimen organizado estando en funciones en alguna dependencia del estado de Veracruz:

El año pasado le tronó un caso fuerte al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Álvarez Peña, pues el Oficial Mayor de esa institución, Manuel Fernández Olivares, “El Pámpano”, fue relacionado con el cártel de Los Zetas y señalado en investigaciones federales como una pieza clave que, desde el Poder Judicial, apoyaba a los miembros de ese grupo criminal.

El tema salió a flote en 2011, cuando fueron detenidos en Veracruz Luis Hernández Lechuga, “El Lucky”, cabecilla de Los Zetas en esa entidad. Meses después, en octubre de 2012, durante la ejecución del operativo “Veracruz Seguro” fueron aprehendidos otros presuntos miembros de ese cártel: Cristopher Fuentes Letelier, “El Chuletón”; Ignacio Valdez Ramírez, “El Chilango” y Genaro Trejo, todos ellos eran lugartenientes de Hernández Lechuga, “El Lucky”.

Estos miembros del crimen organizado declararon –averiguación previa 947/2012/VER-FIEAFTVS que Fernández Olivares era un aliado suyo, a quien por sus servicios le pagaban cien mil pesos mensuales.

Al famoso “Pampano”, quien fungió como juez de distrito, se le relacionó con la liberación de un criminal, en 2002, Ubaldo Gamboa Tapia, conocido como “El Uba”, quien fue asesinado en 2004 por gatilleros al servicio de Albino Quintero Meraz, “Don Beto”, representante del cártel de Juárez en Veracruz y enlace con el cártel del Golfo cuando era dirigido por Osiel Cárdenas.

Lo curioso es que, pese a los señalamientos, Fernández Olivares siguió despachando como Oficial Mayor del Tribunal Superior de Justicia; también participaba en las reuniones de seguridad, realizadas por Jorge Winckler, militares y marinos para analizar la situación de Veracruz.

Ahora se asegura que funge como alto funcionario en la Fiscalía de Veracruz y que trabaja muy cerca de la encargada del despacho , Verónica Hánández, señalada de tener un familiar como cabecilla de una célula criminal en el estado que, según reconoció, es su prima pero que desde hace treinta años no tiene relación con ella.

Cierto o no, lo que sí llama la atención es que la Fiscalía veracruzana se haya convertido en un nido de delincuentes o, en el peor de los casos, que los delincuentes ahora dirijan la procuración de justicia en uno de los estados más violentos del país.

Rate this item
(1 Vote)
Last modified on Thursday, 23 January 2020 17:11
Ricardo Ravelo

Ricardo Ravelo es periodista desde hace 32 años. Fue reportero del semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca y los temas relacionados con el crimen organizado. Es autor de diez libros en los que aborda el explosivo flagelo del narcotráfico.

Entre otros títulos, ha publicado Herencia Maldita (Grijalbo 2006); Narcomex (Debate 2012); Osiel: Vida y tragedia de un capo (Grijalbo 2009); En Manos del Narco (Ediciones B 2017); Los Zetas, La Franquicia Criminal (Ediciones B 2014); Ejecuciones de periodistas: Los Expedientes (Grijalbo 2017) y Los Incómodos I y II (Planeta 2018). Ha sido conferencista en España, Brasil, Perú y Estados Unidos.

Actualmente es director editorial del portal de noticias Contactopolítico.com y columnista del diario electrónico SinEmbargo.com.mx

Tweets al momento

Andrés Manuel: Traiciona A Técnicos y Profesionistas de Pemex. https://t.co/CtclKUa1wE via @Rravelo27
Osvaldo Martínez Gámez, enloquecido por su cargo de regidor en el ayuntamiento de Xalapa planea el asesinato de la… https://t.co/2mqRfFXdVV
¡Perversos!... ¡Sucios¡... ¡Incrédulos!... ¡Uuuleros!... Es Un Honor... Es un... https://t.co/QfMSqBefVk
Narcobodas: La complicidad oficial https://t.co/eHtxLJLLZz @Rravelo27
Follow Contacto Político on Twitter